la década prodigiosa

Se acaba el verano, ya van llegando las lluvias por medio país y las clases han empezado y me sigo acordando de mi alquiler menorca de este verano. La isla de Menorca es encantadora todo el año, pero yo siempre la recuerdo con el calor del verano, las largas tardes en la playa y posterior salida de fiesta o a pasear a sus rincones escondidos que tienen ese encanto tan mediterráneo.


La isla fue declarada en los años noventa como reserva de la biosfera gracias a su historia y su geografía peculiar. Tiene una extensión de algo más de setecientos kilómetros cuadrados y sus costas cuentan con algunas de las mejores playas y calas del mundo. Todo eso, sumado a un clima envidiable y unas gentes con un carácter genuino, hacen de este destino sea considerado como uno de los principales del mundo.
Por Menorca han pasado todos los imperios y países que hayan tenido intereses en el Mar Mediterráneo, desde fenicios, cartagineses y romanos en los tiempos antiguos, en época medieval hubo visitantes árabes en esta zona del Mar Mediterráneo, poco después Sicilianos y Genoveses y ya en la época victoriana los británicos ya pasaban por aquí a saquear lo que pudiesen (hoy en día siguen viniendo, menos a Menorca que a otras de las islas baleares, pero se dejan más que se llevan… principalmente neuronas). Pero no olvidemos los tiempos modernos en los que la Alemania Nazi incluso tuvo base en Mallorca y en Mahón.
Visitar Menorca tiene una serie de lugares indiscutibles a visitar, aunque unos u otros podemos tener diferentes opiniones sobre que ver o hacer, pero estos normalmente no fallan a ninguna persona.
Las playas de Menorca

Pregonda: Amplia playa con una luz especial, prueba de ello es que una imagen de este lugar fue portada de dos de los discos de de Mike Oldfield,
Cavalleria: La costa norte dispone de un lugar virgen, ideal para relax sin dificultades para llegar.
Cala en Brut: Si te gusta saltar desde los riscos y pareces este es tu lugar.
Escorxada: También conocida como Binigaus y es una joya del sur.
Cala en Turqueta: Sin duda el destino más conocida de lado sur. Dispone de parking gratis aunque un poco lejos de dicha playa.
Cabra Salada: Una cala minúscula y súper escondida en la bahía de Fornells. Los que podáis ir en barco os lo pasareis genial.


La piedra tiene grandes monumentos en Menorca, la Ciudadella, la Naveta de Tudons (que es el edificio más antiguo de Europa) o la Cova des Coloms no pueden faltar.
¿A qué esperas para visitar Menorca?