la década prodigiosa

Chicles Cheiw de la alicantina fábrica Damel fueron uno de los recuerdos que tenemos todos son los dulces y chucherias que comiamos, quizás por ser la fábrica de cerca de mi casa  (empresa de Elche, Alicante) que por aquel entonces era una de las líderes en golosinas en nuestro país, y que entre sus creaciones estaban los famosísimos “Chicles Cheiw” que se vendían por unidades y en paquetitos de cinco, los había con distintos sabores: Menta, Fresa, Fresa Ácida y Clorofila. Se vendían en kioscos, pastelerías, heladerías etc. y llego a ser una de las golosinas más populares de la época.

Salir del colegio corriendo e ir al kiosko más cercano a gastarlos el duro que teníamos en chuches sigue siendo un clásico, y nosotros éramos de Cheiw 🙂 cheiw juniorRecuerdo que estaban duros como piedras y los primeros momentos de masticarlos un poco tediosos hasta que se ablandaban, de todas maneras eran mis favoritos

Pero productos de la fábrica Damel con aquel eslogan que decía “Damel, el sabor que da energía” inundaron el mercado para disfrute de niños y mayores. Recordamos Sen-til, Los caramelos Toffe, Dulcigel rojo y negro, Opal, Snipe y los no menos famosos Palotes. Éste último regalaba camisetas con el personaje “Palín Palotes”. Unos recuerdos entrañables, que sin duda hicieron que nuestras vidas fuesen más dulces.

Una respuesta a Chicles Cheiw de la alicantina fábrica Damel