la década prodigiosa

Cómo hemos cambiado, con el tiempo hemos cambiado en todo desde nuestros coches, a nuestras casas o relación laboral y también los cuidados, cómo nos cuidamos o incluso los ejercicios postparto son completamente diferentes en la actualidad a lo que eran hace diez, quince o veinte años.
En otras épocas un embarazo era casi una enfermedad de cierto riesgo, con cuidados que hoy en día nos tomaríamos a broma. En la actualidad buena parte de los cuidados necesarios en un embarazo se han reducido a poco más que unas normas lógicas, nada que ver hasta algo que hoy, directamente, llamaríamos con ilógicos. Como detalle hubo una época en la que una embarazada no debía cambiarse ciertas ropas durante su embarazo o limitar el número de veces que se bañaría. Ejem.
La recuperación tras un parto, salvo alguna complicación, hoy en día es mucho más sencilla que en aquellos años, sobre todo si contamos con buenos profesionales que nos ayuden. En otras épocas estábamos más días en las maternidades de los hospitales, con dietas que hoy nos parecerían extrañas.
Después del parto viene la mejor época de los padres, la llegada de un nuevo miembro a la familia suele ser motivo de alegría para todas las familias. Los cuidados “físicos”, día a día, van disminuyendo y ese nuevo miembro de la familia va creciendo.
La mamá va recuperando su cuerpo, primero muy rápido. La bajada de peso es radical los primeros días, pero luego los cambios hormonales y el dar alimentos al nuevo ser nos absorbe, nunca mejor dicho. Los primeros días se llega a los siete u ocho kilos con facilidad y todo se tiene que recolocar en nuestro organismo.
En esta etapa deberemos tener en cuenta la hidratación de nuestro cuerpo, es fundamental para ayudar a que la vuelta a la normalidad sea lo más sencilla posible. Además si damos el pecho esto nos ayudará mucho.
Otro de los cambios vivido es como recuperamos nuestro todo muscular. Hace años todo eran grandes reposos que hoy no nos los planteamos. Hace poco más de veinte años se recomendaban larguísimos periodos de reposo, en los cuales todo eran cuidados para el recién llegado y su madre… eso sí, que no se muevan. Mientras hoy se nos recomienda andar lo antes posible, iniciar una vuelta a la normalidad con salidas a la calle incluidas.
Y las ropas que decir, recordáis que los recién nacidos siempre se les vestían con capas y capas de ropa…
Lo dicho, Cómo hemos cambiado.