la década prodigiosa

Libertad… esa es la palabra que me viene a la cabeza cuando pienso en un ciclomotor, esa motillo de poca cilindrada que era objeto de deseo entre los jóvenes. Aunque en mi caso era otro modelo, o marca que ya hablé sobre ella, hoy tratamos a su majestad el Vespino, sin duda el Rey de los ciclomotores era nuestra querida VESPINO!!! Se que va por zonas de España, que en Barcelona estaban las Honda Scoopy, que en otras áreas hubo motos de campo y … como no, la Derbi Variant, pero en general el Rey era el Vespino.
Si bien era un ciclomotor con ciertas rarezas mecánicas y estéticas, como era la refrigeración forzada o esa ocultación del motor bajo un mínimo carenado, su dureza y prestaciones la hicieron un icono. Junto a la Variant hacia las delicias de todos/as sus usuarios. El disponer de un ciclomotor era motivo de fiesta, una vez que tenías tu moto pasabas a la élite en cierta manera, pero sobre todo pasabas a ser libre, a ir donde quisiéramos, cuando quisiéramos… otro nivel sin duda alguna.
Este modelo de moto estaba dentro del limbo legal de los ciclomotores, las diferencias principales con una moto era su motor de hasta 50 centímetros cúbicos, no debían llegar a los 3 CV y el llevar pedales “practicables” para no ser consideradas “motos”. Con el tiempo se fueron sacando modelos donde los pedales eran, aún más, testimoniales que en el Vespino, pero en estos aún podríamos recorrer algo de tiempo a pedales.


Fabricado y diseñado al 100% en España por la antigua filial de Vespa en España (Piaggio & Co. s.p.a), MOTO VESPA SA, hasta que Vespa deslocalizó su fábrica en España se estuvieron fabricando Vespinos en España. En resumen se fabricó desde el año 1968 hasta el 2000, durante los años 70 y 80 fue líder de venta en España durante, creándose más de 20 modelos diferentes, siendo los más fabricados, por orden cronológico: el “modelo L” de 1968, el “GL” (Gran Lujo) de 1976, el “SC” (Súper Confort) de 1980, el “AL” (admisión por Laminas) de 1985, el “NL” (New Look) de 1991, el “F-9” de 1992, el “VELOFAX” de 1995, y el “F-18” de 1999, que fue el último modelo creado del popular de la popular marca española.

Por supuesto también podíamos trucarlos y correr un poco más con ellos… todos los ciclomotores nos daban esa posibilidad… un 65cc, un 18 de carburador, o simplemente un tubarro para que tire más 😉

Mirar la dureza que tenian que llegaron a subir un Vespino en 1968 a 3404 metros de altitud, ya sabemos que éramos un poco brutos y unos mozos de Benasque escucharon que los de marketing de Bultaco tenian previsto subir al pico del Aneto… y claro, ellos no iban a permitir que les ganasen, ni cortos ni perezosos se llevaron su Vespino a la cima unos dias antes de la espedición de Bultaco X))) Las malas lenguas dicen que desmontaron la moto para poder pasar los pasos… algunos helados todo el año, pero los que conocemos los Vespinos sabemos que no, que no hizo falta.

En estos días rememoramos este trocito de la España de nuestra juventud, cuando fuimos los mejores, ya fuese por las calles de nuestras ciudades, playas o montañas … nada nos limitaba montados en nuestra moto.